Relación con Europa y Evolución de la cultura del Soto

Cuando llegan estos primeros pobladores a Salamanca, el resto de Europa ya domina el Hierro, ellos únicamente trabajan con bronce pero ya se enmarcan dentro de la Edad de Hierro por el contexto histórico.

Estos habitantes se sitúan dentro de la cultura del Soto de Medinilla, que surge tras la cultura Cogotas I del Bronce Final en tierras llanas occidentales de la meseta norte con varios rasgos diferenciados: se asientan cerca de los ríos, sus casas son de planta circular y en ocasiones se rodean de murallas de adobe.

Esta cultura se desarrolla en dos fases sucesivas: el Soto I (750-650 a.C.) y Soto II (650-500 a.C.) y finaliza en el tránsito entre la primera y la segundad Edad de Hierro, aunque algunos autores señalan que la cultura del Soto pudo mantenerse hasta la celtiberización.

Con la desaparición de la cultura del Soto de Medinilla, llega a la meseta la segundad Edad de Hierro, que se caracteriza por un empleo generalizado del hierro en armas y herramientas agrícolas y relega el bronce a objetos de adorno, y por el uso del torno del alfarero.

El uso del torno va unido al proceso de celtiberización: ocupan entonces la ciudad los Vetones y los Vacceos, que ya se asientan en el teso de las Catedrales.

Los vacceos fueron un pueblo prerromano cuya existencia se prueba por lo menos desde el siglo III a.C., cuando Aníbal toma la ciudad vaccea de Helmántica (Salamanca) en el 220 a. C y pasa a ser ocupada por los romanos.

Esta cultura se clasifica dentro del grupo de los celtas peninsulares que proceden de pueblos centroeuropeos y que desarrollan la cultura de Hallstatt: una agricultura colectivista y ganadería trashumante. Podrían haber salido del norte de Europa en torno al 600 a.C. junto a otros pueblos celtas belgas a consecuencia de las presiones a las que eran sometidos por los pueblos germanos.

toro-de-la-puente-verraco

Verraco del puente romano, influencia de los Vetones.

Paralelamente a la llegada de los vacceos a la península, podemos hablar del desarrollo de los Vetones, que ocupaban el territorio de los Cogotas II o cultura de los Verracos. Los Vetones aparecen a partir del siglo V a.C. como una evolución de los Cogotas I, sobre la que influye la llegada de pobladores indoeuropeos.

Estas dos culturas recibieron la influencia de los romanos con la conquista y sufrieron cambios que se observan a principios del siglo II a.C. en la arquitectura y el trazado de los poblados.

Llegados a este punto cabe preguntarnos por el origen de los salmantinos, ¿somos vetones o vacceos? Cristina Alario, arqueóloga salmantina, apunta a que somos mestizos: mantenemos signos procedentes de ambas culturas.

Anuncios